Elon Musk domina internet vía satélite en la Amazonía con antenas presentes en el 90% de las ciudades

La Amazonía se ha convertido en el principal mercado de Starlink, la empresa de internet vía satélite del multimillonario sudafricano Elon Musk, en Brasil.

Lanzada en la región en septiembre de 2022, Starlink ya lidera de manera aislada entre los proveedores de banda ancha fija por satélite en la Amazonía legal, con antenas instaladas en el 90% de los municipios de la región hasta julio de este año, según una investigación exclusiva de BBC News Brasil.

La mayoría de estos clientes se encuentran en regiones de difícil acceso en la Amazonía, donde no hay infraestructura tradicional de internet de banda ancha.

En mayo de 2022, después de estrechar la mano del entonces presidente Jair Bolsonaro en un lujoso resort en el interior de São Paulo, Musk dijo estar “súper emocionado por el lanzamiento de Starlink para 19 mil escuelas desconectadas en áreas rurales y monitoreo ambiental en la Amazonía”.

La promesa, según informaron al medio el Ministerio de Educación y las secretarías estatales, no se cumplió.

Sin embargo, datos de la Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel) analizados por BBC News Brasil revelan que la empresa ya tiene clientes privados en 697 de los 772 municipios de la Amazonía legal.

Starlink ha permitido avances significativos, como la posibilidad de utilizar tarjetas de crédito y débito y Pix en ciudades que no tenían acceso a internet de alta velocidad. Pero la expansión de la tecnología de Musk también impulsa actividades ilegales, según autoridades brasileñas.

“El Ibama informa que se ha vuelto recurrente encontrar antenas Starlink en las áreas de minería”, afirmó el órgano a BBC News Brasil.

Imágenes obtenidas exclusivamente por la BBC muestran antenas de la empresa de Musk junto a armas, munición y oro recogidos en operativos de la Policía Federal y el Ibama.

El dominio de la empresa en la conexión de regiones aisladas plantea preguntas sobre seguridad y soberanía nacional, según expertos brasileños y extranjeros consultados por la BBC, especialmente después de la reciente controversia sobre la dependencia ucraniana de antenas Starlink en la guerra contra el Ejército ruso.

De todos los 124 municipios que forman la franja fronteriza de la Amazonía legal con otros países, según la investigación, solo uno no tenía antenas Starlink hasta julio.

Consultada varias veces, la empresa liderada por Elon Musk no respondió a las solicitudes de comentarios de BBC News Brasil sobre su rápida expansión en Brasil, la promesa de internet en las escuelas y el uso de su tecnología para actividades delictivas en la selva.

Soberanía nacional

Starlink revolucionó el mercado al lanzar una enorme constelación de satélites que orbitan el planeta en baja altitud, acelerando la velocidad de conexión entre los satélites y el suelo.

Más de 5 mil satélites Starlink ya han sido lanzados al espacio, según Celestrak, un laboratorio estadounidense que monitorea satélites.

Este conjunto masivo permite a la empresa de Elon Musk llevar una conexión de calidad a lugares remotos y distantes, donde no hay infraestructura local, como cables y postes, como es el caso de gran parte de la Amazonía.

Pero esto podría poner decisiones importantes sobre países y gobiernos en manos del empresario.

Starlink se convirtió en el centro de debates sobre la seguridad de datos en todo el mundo a principios de septiembre, cuando Elon Musk admitió no haber permitido que el gobierno de Ucrania accediera a la red Starlink para evitar estar relacionado con lo que definió como un “gran acto de guerra”.

“Si hubiera aceptado la solicitud, SpaceX (la empresa que envía los satélites utilizados por Starlink al espacio) sería explícitamente cómplice de un gran acto de guerra y escalada de conflictos”, dijo Musk, quien fue criticado por las autoridades ucranianas.

A BBC News Brasil, el profesor T.S. Kelso, exjefe del Instituto de Tecnología y la División de Análisis Espacial del Comando Espacial de la Fuerza Aérea de EE. UU., dijo que el debate sobre la soberanía nacional es “especialmente significativo”.

“Los sistemas de comunicación a menudo están bajo control gubernamental por varias razones, desde prevenir comportamientos ilícitos hasta suprimir disidencias”, dijo.

“Es de vital importancia para la seguridad nacional, por ejemplo, para la Defensa, tener sistemas de comunicación seguros y confiables. Permitir que cualquier empresa, o individuo, decida unilateralmente estas cuestiones parece tener serias implicaciones para la seguridad nacional”, continuó.

El experto en antropología de la tecnología David Nemer, profesor de la Universidad de Virginia (EE. UU.), está de acuerdo.

“Cuando hablamos de internet, no solo estamos hablando de Twitter o Facebook. Hablamos de servicios vitales para el funcionamiento de una ciudad. Darle este poder a Starlink es muy preocupante”, evaluó.

El Ministerio de Defensa dijo a la reportera que no se pronunciaría sobre el tema.