Gabriel Attal: La elección de Macron para Primer Ministro se convierte en el más joven de Francia a la edad de 34 años

A la edad de 34 años, Gabriel Attal se ha convertido en el Primer Ministro más joven en la historia moderna de Francia, superando incluso al socialista Laurent Fabius, quien tenía 37 años cuando fue nombrado por François Mitterrand en 1984.

Attal reemplaza a Élisabeth Borne, quien renunció después de 20 meses en el cargo, lidiando con la falta de mayoría en el parlamento durante su mandato.

Actualmente sirviendo como ministro de Educación, el nombramiento de Attal es notable. Ahora enfrenta la responsabilidad de liderar al gobierno francés en las importantes elecciones al Parlamento Europeo en junio.

El ascenso de Attal ha sido rápido. Hace una década, era un asesor relativamente desconocido en el ministerio de salud y miembro del partido socialista. También es el primer ocupante abiertamente gay de Hôtel Matignon, teniendo una unión civil con el compañero seguidor de Macron, el eurodiputado Stéphane Sejourné.

Sin embargo, ante los desafíos del segundo mandato del presidente Macron y la creciente influencia de la derecha nacionalista, surge la pregunta: ¿es ser “llamativo” suficiente?

Con su personalidad carismática y popular, Attal refleja la aproximación de Macron para romper la tradicional división política izquierda-derecha y remodelar la política francesa. Su brillantez como orador llamó la atención del presidente durante su tiempo como diputado después de las elecciones de Macron en 2017.

Convirtiéndose en el ministro más joven de la Quinta República a los 29 años, Attal ocupó varios cargos, culminando en su posición actual como ministro de Educación. Notablemente, ganó admiración pública por su firme postura de prohibir las túnicas abayas musulmanas en las escuelas y su campaña contra el acoso escolar.

A pesar de su popularidad en las encuestas, Attal hereda desafíos similares a los de su predecesora, Élisabeth Borne, incluyendo una oposición de derecha en aumento, una lucha parlamentaria debido a la falta de mayoría y un presidente con objetivos poco claros para su segundo mandato.

A medida que Attal asume su cargo, surgen preguntas sobre su capacidad para establecer autoridad sobre figuras prominentes como Gérald Darmanin y Bruno Le Maire. Además, hay incertidumbres sobre el plan si el partido de Macron enfrenta una derrota significativa en las próximas elecciones europeas.

Aunque se reconoce como una figura capaz en la Asamblea Nacional, persisten dudas sobre la postura ideológica de Attal, con especulaciones de que podría simplemente reflejar el estilo de Macron sin una visión distintiva.

Como nominado de Macron, Attal es visto como el prodigio del prodigio, pero existen preocupaciones de que, si se convierte simplemente en una versión reducida de Macron, la maravilla inicial podría resultar ser un espejismo.