Más información sobre finanzas

Hay muchos cursos gratuitos en línea para aprender sobre finanzas. Pueden ser una gran oportunidad para escuchar y preguntar a expertos en la materia, sin tener que salir de casa ni gastar dinero.

Se pueden encontrar cursos con los más diversos enfoques y planteamientos: algunos hablan más de cómo salir de las deudas, de cómo conseguir ingresos extra, de cómo formarse para intentar aumentar el sueldo, de cómo invertir el dinero para aumentar los ingresos mensuales, etc. Entonces, ¡elige la que mejor se adapte a tu realidad hoy!

Acceder a los blogs de finanzas 

¿Tiene una pregunta sobre un concepto financiero? ¿Quiere entender mejor cómo afectarán las novedades de la economía a su bolsillo? Hay blogs de finanzas para los perfiles más diversos, con grandes contenidos para los que quieren salir de los números rojos y limpiar el nombre, pero también para los que quieren empezar a invertir.

Y no piense que están llenos de contenidos largos, aburridos y complicados de leer.

Siga a los expertos financieros en las redes sociales

Quien diga que no tiene nada útil en las redes sociales seguramente no sigue a las personas y empresas adecuadas. Cuando el tema es las finanzas, hay varias personas influyentes que pueden aprovechar las redes sociales para enseñar de forma lúdica y, al mismo tiempo, interesante.

Un consejo: haz un filtro de las cuentas que sigues. Elige a quien te llame la atención y que realmente pueda contribuir a tu aprendizaje.

Leer libros sobre el tema

Si le gusta leer y quiere aprender a tener una vida financiera más sana, sepa que hay varios libros de finanzas excelentes que pueden ayudarle.

Organice sus estudios

Como hemos visto, hay contenidos dirigidos a los deudores y a las personas que necesitan aprender a ahorrar porque reciben poco dinero, pero también hay opciones para quienes reciben un sueldo alto y quieren multiplicar su patrimonio.

Para no perderte entre tanto contenido, es interesante que centres tus estudios en tu objetivo financiero actual y selecciones qué materiales, expertos o cursos pueden ayudarte más. 

Además, elige los formatos que mejor se adapten a tu estilo de vida y a tus gustos personales. Si tu rutina es demasiado agitada, quizá escuchar podcasts o ver vídeos en YouTube sean formas interesantes de aprender.

Pero si tienes la costumbre de pasar horas en Twitter, Instagram o Facebook, ¿qué tal si sigues algunos perfiles de finanzas para familiarizarte con el tema de una manera más ligera?

Otro consejo que puede ayudar es la segmentación de los sujetos. Si quiere organizar el presupuesto doméstico y huir de las deudas, por ejemplo, puede interesarle:

– consejos de economía;

– formas de registrar los gastos e ingresos;

– reserva de emergencia;

– cómo negociar las deudas.

Anota los temas que quieres investigar en la semana para asegurarte de que vas a avanzar.

No te quedes en la teoría

El mero hecho de estudiar finanzas no tendrá ningún efecto en tu vida financiera, ¿estás de acuerdo? Además, no hay nada mejor que aprender de los errores del pasado y aplicar lo aprendido a tu día a día. 

Sabemos que no siempre es posible seguir al pie de la letra los consejos de los expertos y a veces puede resultar desesperante: ¿pueden hacerlo todos menos yo? El problema es que vivimos en un país muy desigual y el conocimiento (aunque siempre es útil) no puede resolver todo el problema.

Desgraciadamente, un padre o una madre que gane el salario mínimo difícilmente podrá ahorrar el 30% de su sueldo para hacer una reserva de emergencia. 

Pero eso no significa que las personas con bajos ingresos no necesiten entender de finanzas, sino todo lo contrario. 

Lo cierto es que hay que ser realista y adaptar las lecciones a tu realidad.

Participar en grupos temáticos es una buena manera de introducir la educación financiera en su rutina de una manera más realista y empática. ¿Por qué no crear un grupo con algunos amigos o familiares? 

En él se pueden compartir experiencias, sofismas, contenidos y consejos para ayudarse mutuamente a aprender sobre finanzas.