Seguro de viaje: ¿para qué sirve y cuáles son las coberturas?

El seguro de viaje tiene como objetivo reducir posibles inconvenientes para aquellos que viajan por placer, trabajo o estudio. Pueden surgir situaciones imprevistas, y este producto garantiza el pago de indemnizaciones al asegurado en casos cubiertos, tanto en viajes nacionales como internacionales.

La cobertura más reconocida es la de gastos médicos, que es obligatoria, ya que los costos de atención médica pueden ser elevados en ciertos países, incluso con requisitos de seguro para ingresar a algunos territorios.

Además, existen otras coberturas, como cancelación de viaje, extravío de equipaje, retraso de vuelo, retraso de equipaje, regreso anticipado, prórroga de estancia, gastos legales y jurídicos, entre otras. También se pueden incluir servicios adicionales, como conserjería, acompañamiento de menores y orientación en casos de pérdida de documentos y tarjetas de crédito.

El cliente debe seleccionar las coberturas más adecuadas según su perfil, destino y tipo de viaje. A continuación, presentamos los detalles sobre cómo funciona el seguro.

¿Qué es el seguro de viaje?


El seguro de viaje es una modalidad de seguro personal, clasificado entre los planes con cobertura de riesgo. Garantiza al asegurado la recepción de indemnización en casos de imprevistos durante un viaje, ya sea nacional o internacional, siempre que el incidente esté cubierto por el contrato y esté relacionado con el viaje.

Caio Souza, responsable de Productos de Seguridad en XP, destaca que el seguro de viaje tiene como objetivo principal proteger al individuo en diversas situaciones que pueden surgir durante sus viajes, ya sea por ocio, negocios o estudios. Algunas coberturas son obligatorias, como gastos médicos, odontológicos y hospitalarios, traslado del cuerpo en caso de fallecimiento, indemnización por invalidez total o parcial debido a un accidente durante el viaje, traslado médico y regreso sanitario.

El traslado médico ocurre cuando el asegurado necesita ser transportado a una clínica u hospital cercano durante el viaje. En cambio, el regreso sanitario se refiere al desplazamiento del asegurado enfermo o accidentado de vuelta a su lugar de origen.

Existen coberturas opcionales, como pérdida de equipaje, cancelación de viaje, gastos diarios para acompañantes, entre otras. Es importante observar que la cobertura para casos de COVID-19 puede ser opcional, según la aseguradora y el plan elegido.

Hasta 2016, el servicio era ofrecido por empresas de diversas índoles, con coberturas variadas y diferentes procedimientos para activación e indemnización. La regulación de la Susep (Superintendencia de Seguros Privados) transformó oficialmente el seguro de viaje en un producto con coberturas obligatorias y reglas claras para atención e indemnización, brindando mayor seguridad a los consumidores al momento de contratar. Según la guía de la Confederación Nacional de Seguros (CNSeg), la indemnización está limitada al valor del capital asegurado y puede realizarse mediante el pago del monto contratado, reembolso o prestación de servicios.

¿Cómo funciona el seguro para viajes internacionales?


“El seguro, ya sea nacional o internacional, opera de manera similar”, afirma Souza.

Según explica, el contrato debe realizarse antes del viaje y no puede llevarse a cabo durante el mismo. El seguro comienza a estar vigente desde la fecha de inicio del viaje y permanece activo durante un período preestablecido que corresponde a la duración del viaje.

En caso de “siniestro”, el asegurado debe contactar con la central de la aseguradora. En el lenguaje del sector, “siniestro” se refiere a la ocurrencia del riesgo cubierto. “Es crucial destacar que las aseguradoras bien estructuradas ofrecen una red propia de asistencia, operando las 24 horas del día en todo el mundo. Estas redes ayudan al asegurado, por ejemplo, en la búsqueda de un hospital en caso de accidente o enfermedad”, afirma Souza.

Él destaca que esta estructura es esencial, ya que el asegurado puede estar enfrentando una situación de emergencia en un lugar lejano y desconocido, a menudo sin conocimiento del idioma local. Antes de cerrar un contrato con la aseguradora, el contratante debe prestar atención a este punto.

“Este es un servicio adicional proporcionado por las compañías, y la cobertura del evento también puede ocurrir a través de reembolso, en caso de que el asegurado no pueda contactar o si la aseguradora no tiene un proveedor de servicios adecuado en la región”, observa Souza.

En resumen, es fundamental verificar si el seguro ofrece asistencia las 24 horas y una red acreditada en el lugar donde te encuentres. Esta asistencia es crucial en el momento en que más la necesitas, brindando cobertura inmediata de costos. De lo contrario, la indemnización se proporcionará solo en forma de reembolso.

El ejecutivo de XP también destaca que algunos países exigen seguros con coberturas mínimas de gastos médicos, hospitalarios y dentales para permitir la entrada. “Esto ocurre, por ejemplo, en países que forman parte de la Unión Europea. Después del Tratado de Schengen, comenzaron a exigir una cobertura mínima de 30 mil euros para este propósito”, afirma.

Cómo contratar un seguro de viaje

Existen varias formas de contratar un seguro de viaje: a través de un corredor de seguros, directamente con las compañías aseguradoras, en empresas especializadas en este tipo de productos, a través de agencias de viajes o compañías aéreas. Las cotizaciones y contrataciones se pueden realizar por internet, ofreciendo una amplia disponibilidad de ofertas.

Algunas tarjetas de crédito también ofrecen seguros y otros beneficios relacionados con los viajes de forma gratuita, pero generalmente esto requiere que el cliente compre los boletos con la misma tarjeta. Antes de viajar, es recomendable verificar con la entidad emisora si la tarjeta incluye esa posibilidad y cuáles son las condiciones de uso. Además de la cobertura para emergencias médicas, algunas tarjetas ofrecen protección para la cancelación de viajes, pérdida de equipaje y otros eventos.

Es crucial que el cliente evalúe la reputación de la empresa al momento de contratar y los servicios que ofrece. Contar con un servicio de atención telefónica disponible las 24 horas para emergencias es un aspecto significativo, destaca Souza. Los productos de seguro pueden variar desde básicos hasta más completos, siendo importante que el asegurado analice el contexto de su viaje para elegir el producto más adecuado.

El ejecutivo destaca que es común que las personas opten solo por la cobertura de gastos médicos, pero pueden ocurrir otros eventos perjudiciales durante los viajes. Coberturas adicionales, como pérdida de equipaje, cancelación de vuelos, cancelación de viajes o incluso evacuación médica, son importantes, ya que estas situaciones ocurren con cierta frecuencia y pueden afectar al cliente en el viaje, resultando en pérdidas no solo financieras.